Cómo organizo un viaje. Parte IV: revisión de alojamientos.

Elegido el destino, armado el itinerario general, les cuento el siguiente paso que hago al organizar un viaje. Mi modo es éste porque a mí me gusta tener bastante claro el presupuesto de antemano, en general cuando son pocos días prefiero tener reservado el lugar para no perder tiempo allá, y además porque creo que hoy en día hay mucha, realmente mucha oferta en internet y es mucho más fácil elegir desde la compu.

Para destinos muy populares tengo la misma idea, voy siempre en búsqueda de alojamiento baratos y muy sobre la fecha puede que no existan.

Otra historia es cuando se trata de viajes extensos, cuando tenemos flexibilidad y no sabemos de antemano cuántos días vamos a pasar en cada ciudad. En ese caso uno puede hacerse alguna listita o agregar a favoritos algunos hostels…

En mi caso si sé que es un destino con bastante oferta de alojamientos baratos y hablo el idioma puedo llegar a buscar en el momento, por ejemplo así lo hice en algunas ciudades de Ecuador y Cuba y salvo en Trinidad no tuve problemas haciendo esto.

Es importante entonces conocer las opciones de alojamiento que suele haber disponibles en todas partes, a saber:

Couchsurfing

Hablamos de esta modalidad en un artículo, tiene las ventajas de que es casi sin costo (está bueno tener un gesto con el anfitrión y darle algún regalo, pagar alguna cena) y que vamos a estar conviviendo con gente local. Lo que puede llegar a ser una desventaja es que nos deja con menos autonomía si quien nos aloja está interesado en salir bastante con nosotros y eso cambia nuestros planes (ojo, también puede resultar que sus ideas son mucho mejores).

En caso de que ésta sea nuestra elección (obviamente también podemos combinar opciones), lo mejor es empezar a contactar con los anfitriones con cierta anticipación, y tener algunas charlas previas, agregarlo en redes sociales, etc. Para elegir a quién mandarle solicitud siempre conviene leer las calificaciones.

Hostel

De quedarse en hostels compartiendo habitación hablamos en este otro artículo, buena opción para ahorrar plata conservando la autonomía, pero a costa de algo de intimidad. Como dijimos ya antes, el hostel es un punto de encuentro y escenario propicio para que viajeros de todas partes del mundo se conozcan, si llegaste solo rápidamente vas a engancharte con gente (si es lo que te interesa). Ésta es mi opción preferida si viajo sola, a la derecha del blog está el recuadro de Booking que es donde suelo buscarlos.

Personalmente a la hora de buscar lo que hago es ordenarlos por precio, y elegirlo en el centro de la ciudad, eso me da tranquilidad al momento de salir de noche y me evita gastar plata en transporte. Cuanto más alejado esté suele ser más barato, pero poné en la balance el tema de la movilidad porque en lugares recónditos puede que ni transporte público haya y termine siendo más caro.

También le doy bola a los comentarios de la gente prestando atención a las fechas (los lugares van mejorando y empeorando, puede haber terribles comentarios pero si veo que todos los últimos son positivos eso lo tengo en cuenta).

No soy de darle mucha importancia a que incluya desayuno pero sí a que tenga cocina y WiFi, esos son mis dos requisitos. La cocina compartida puede ahorrarte mucho, no sólo para comer ahí en vez de en un restaurante, sino para prepararte comida y llevártela cuando salís, o aprovechar la heladera y comprar cosas más grandes (y más baratas) y racionarlas.

Airbnb

Presentamos esta opción en este artículo, y dejamos el link para obtener el descuento de 35 dólares. Si estoy muy ajustada con en el presupuesto y viajo sola lo descarto, pero si voy con alguien me parece muy buena opción. Como son casas siempre tenemos cocinas disponibles para ahorrar en comida. Se alquilan habitaciones de casas y departamentos enteros, ambas opciones son para considerar pero la primera es sensiblemente más económica.

Personalmente usé la plataforma para alquilar departamentos y con el descuento sentí que realmente fue beneficioso. Además hacen descuentos por semana y mes. Hay un sistema de calificaciones, usenlo!

Hoteles

Bueno, la opción más clásica para viajes y vacaciones y muchas veces la más cara. Hay de muchos tipos y de distintas comodidades, no me voy a explayar mucho, los usé muchas veces especialmente viajando acompañada. Creo que una de las principales ventajas es que muchas veces se comercializan en las agencias de viaje, lo que nos da la posibilidad de hacer el pago en cuotas, muchas veces necesario. La mayoría no tienen cocina así que el gasto en comida va a ser mayor.

 

Entonces, yo me muevo según la extensión y época de mi viaje, mi compañía y mi presupuesto.

Las variables para decidir si voy con o sin reservas son: Temporada alta/baja, destino popular/no tan frecuentado, viaje corto/largo.

El tipo de alojamiento al que voy va a depender de: ir sola/acompañada, presupuesto bajo/alto, viaje extenso/pocos días.

 

Cómo organizo un viaje. Parte V: Paneo de atracciones y visitas.

Un comentario en “Cómo organizo un viaje. Parte IV: revisión de alojamientos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *